FacebookYoutubeTwitter

cabe5

  • dosmujeres

  • infotransexualidad

  • gifORGULLO

Noticias

Hoy se ha leído en el Gobierno de Canarias el Manifiesto que las entidades canarias han consensuado.

Con la T por bandera, reclamando igualdad real en el Día contra la LGTBIfobia

 

Hoy, 17 de mayo, Día Internacional contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia, denunciamos la discriminación que aún hoy y, pese a los avances conseguidos seguimos sufriendo las personas LGTBI en todo el mundo y, muy especialmente las graves consecuencias de que aún hoy, que se cumplen 28 años de la despatologización de la homosexualidad y la bisexualidad, las realidades trans siguen estando patologizadas y consideradas enfermedades mentales.

 

En este año 2018 dedicado a la liberación trans por el activismo LGTBI a nivel estatal con el objetivo claro de reclamar la libre autodeterminación de la identidad de género, queremos alzar la voz, más aún, por las personas trans.

Y es un tema urgente. Los datos sobre suicidio de las personas trans* son desgarradores: más del 80% de quienes son menores y adolescentes trans* piensan en suicidarse, más del 40% lo intentan y cerca del 7% lo consiguen.

Estos datos tienen nombre. Hace apenas trece días, Thalía, una adolescente trans* de 17 años, se suicidaba en Móstoles, Madrid, y hace tres meses fue Ekai, de 16 años, en plena batalla para que las instituciones reconocieran su identidad de género. Hoy no vamos a celebrar los derechos conquistados, que son muchos; vamos a recordar a Ekai y a Thalía, dos jóvenes trans* que hemos perdido por la pasividad de nuestras instituciones y la transfobia de nuestra sociedad.

Y es que los menores, como las personas migrantes, o quienes no tienen una identidad sentida que encaje en la dicotomía hombre o mujer, no tienen derechos según la Ley estatal 3/2007. Esta ley impone un itinerario patologizador para conseguir que el DNI recoja la identidad sentida, con dos años de hormonación obligatoria y el paso por diferentes psiquiatras que validen la identidad. Reivindicamos la aprobación en el Congreso de los Diputados de la Ley Estatal Trans y la Ley de Igualdad LGBTI, que sigue las demandas de la Plataforma Estatal por los derechos trans y la Federación Estatal de Gais, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales (FELGTB). Ambas propuestas de ley han sido elaboradas por los colectivos sociales y, denunciamos, que hoy se encuentran paralizadas en el Congreso por los mismos partidos políticos de siempre, que lo único que hacen es frenar los avances que reclama y necesita nuestra sociedad.

Pero la LGBTIFOBIA no entiende de fronteras y está presente en el norte y en el sur de nuestras islas, especialmente de nuestras islas menores, desde Los Llanos de Aridane a El Pinar, desde Valle Gran Rey a Telde, desde Los Realejos a Haría, pasando por La Graciosa y Corralejo, pero se intensifica con más fuerza aún si cabe en aquellos entornos en los que existe un mayor riesgo de exclusión social.

 

Y pese a que en el año 2014, el Parlamento de Canarias aprobó la Ley de No discriminación por motivos de Identidad de Género y de Reconocimiento de los Derechos de las personas Transexuales, ésta no ha conseguido, pese a que lo recoge, que se respete la identidad de género sentida por las personas trans en el ámbito sanitario, a pesar de las múltiples reclamaciones de los colectivos trans* y LGTBI y que el espíritu de la ley recogía que en las administraciones públicas se trataría a las personas en función de su propia identidad, algo que se ha conseguido sólo en el ámbito educativo gracias al protocolo aprobado 3 años después de que la ley viera la luz. Todo ello mientras aún seguimos a la espera de la elaboración conjunta de una guía clínica que, en desarrollo de la Ley 8/2014, garantice el respeto a los derechos de las personas trans* en el ámbito sanitario. Esta Ley se ha quedado desfasada, patologizadora e incompleta.

 

Por eso defendemos una Ley de Igualdad Social y No Discriminación por razón de identidad de género, expresión de género y características sexuales que sea más ambiciosa en la promoción de la igualdad, en el reconocimiento de los derechos de las personas trans e intersexuales residentes en Canarias, en la lucha contra la transfobia.

 

Defendemos una ley no patologizadora porque ante todo debemos borrar del imaginario social, técnico y  político la visión de las realidades trans como enfermas. Si no logramos dar este paso no podremos nunca hablar de verdadera igualdad.

 

Así pues demandamos una ley que no nos imponga un diagnóstico para reconocer nuestras identidades, que dibuje una atención sanitaria basada en el respeto de las necesidades de las propias personas trans, y que ampare a las personas intersex.

 

Porque hoy queremos hacer visible la violencia que han sufrido las mujeres transexuales, excluidas por ser ellas mismas, expulsadas del sistema, sin posibilidades de acceso al mercado laboral y hoy expuestas al sistema. Para ellas, exigimos justicia y reparación. Y eso pasa por medidas que favorezcan el empleo pero también por el reconocimiento de la responsabilidad de las administraciones en su situación actual y la apuesta por medidas que resarzan su extrema vulnerabilidad.

 

Tampoco podemos olvidar que las personas trans sufren una tasa de paro del 80% en España con importantes dificultades de acceso a políticas activas de empleo.

 

Como violencia es lo que sufren muchas niñas y niños trans menores de edad, sin recibir la protección de las Administraciones, en sus entornos, desde la propia familia, al centro educativo. Y es necesario que el Gobierno de Canarias y el resto de corporaciones se implique.

 

Se ejerce discriminación y violencia contra las personas interesexuales mediante los procedimientos médicos vigentes. Los cuerpos son diversos y eso, por sí mismo, no puede considerarse una patología. Querer imponer a nuestros cuerpos un único modelo “normalizado” puede llevar a una mutilación impuesta, ni individualmente deseada ni médicamente necesaria.

 

Y discriminación y violencia es lo que recibimos aún personas LGTB por el hecho de serlo, fruto del odio a la diversidad sexual y de género. Un odio que se aprende, como se aprende el respeto a la diversidad.

 

Reivindicamos un mayor compromiso político, social e institucional contra la LGTBIfobia. Para que en próximos años volvamos a vernos aquí y celebremos la conquista de derechos en los que las personas LGBTI* y específicamente las personas Trans* e Intersex* estén protegidas por nuestras instituciones. Por eso reivindicamos que este acto que hoy se celebra aquí por el Día Internacional contra la LGBTIFOBIA no se quede en una foto o una simple izada de bandera, sino que se plasme en políticas transversales que defiendan la diversidad de ser quienes somos y amar a quienes queramos.

Hoy, tenemos el deber de seguir entre todas y todos construyendo unas islas, un archipiélago libre de LGBTIFOBIA, pero sobre todo un archipiélago libre de Transfobia; donde amar, desear, expresar o incluso ser diferente no sea objeto de burla, odio o violencia, sino de respeto, protección y  comprensión por parte de todas y todos, pero sobre todo de nuestras instituciones.

Hoy, con la T por bandera, los colectivos LGBTI* y Trans* decimos bien alto:

¡BASTA YA DE TRANSFOBIA!

¡BASTA YA DE LGBTIFOBIA!

¡NADA QUE CELEBRAR, MUCHO POR REIVINDICAR!

WhatsApp Image 2018 05 17 at 12.46.44

  • 1.gif
  • 2.gif
  • 3.gif
  • 4.gif
  • 5.jpg

EMPRESAS COLABORADORAS

        fisiotecan    EFColabVMed